El estrés es la reacción que se produce en nuestro cuerpo cuando la supervivencia se ve amenazada. Cualquier amenaza real pero también imaginaria.

El estrés, es bueno, de hecho, puede salvarnos la vida en un momento de dificultad pero debido al estilo de vida actual, el estrés continuado puede ser muy dañino para la salud.

Algunas personas viven en un estado de estrés tan constante que no pueden distinguir si viven ese estrés o no. Problemas de pareja, familiares, problemas profesionales, etc. Son la principal causa de estrés prolongado de nuestra vida moderna.

Un factor medible en el estrés, a parte del visual, es el hormonal. Las glándulas adrenales colocadas encima de los riñones (ahora entenderás por qué engordan de ahí las personas estresadas) liberan cortisol, que es una   hormona  vital en nuestro sistema interno de alarma, pero “como casi todo” en exceso es perjudicial.

Esta hormona prepara el cuerpo para huir o pelear. Por ejemplo para nuestros entrenamientos hitts o de body pump es necesaria, pero no lo es tanto para estar delante de la pantalla del ordenador o tumbado en el sofá.

El cortisol hace que el hígado libere glucosa de su depósito a la sangre, para dotar de energía a las células del cuerpo de manera rápida, pero  ¿Qué pasa si en realidad esa energía no es gastada por las células?  Será acumulada en forma de grasa.

“Si, el estrés  engorda”.

Por otra parte las enfermedades, infecciones, incluso el miedo  también produce cortisol y ese proceso que no queremos tener continuamente activado. Ya sea enfermedad real o imaginaria, como ves, nuestro sistema inmune se activa produciendo sus mecanismos de regulación para algunos o de defensa para otros.

Este proceso, produce también una inflamación, que de manera prolongada también se convertirá en crónica.

El estrés, también se caracteriza por provocar pérdida de memoria o concentración, lo que es lo mismo, en estado de estrés el cuerpo estará preparado para correr rápido pero para pensar poco. Cuando decimos que con sensación de miedo, no somos capaces de pensar con claridad, podemos relacionarlo también con la segregación continua de cortisol.

Todo lo que reduzca el estrés, nos aumentará el metabolismo, nos hará descansar mejor o lo que es lo mismo, todo lo que pueda reducir el estrés, será bueno para la salud global.

 

En tiempos pasados, el estrés solo se activaba para huir de un peligro real. Sin renunciar a los placeres del presente, debemos cuidarnos como en el pasado.

¡Muévete!